La tensión suena con el Inframundial ’18