La playa desierta se llena de cumbia y danzón al ritmo de Tropicaneando