Skay Beilinson cumplió el sueño de los jinetes ricoteros con su primer recital en Posadas